Ortodoncia, el quid de la cuestión (V)

Buenos y sonrientes días,

Hoy toca la última de la saga. Toca cerrar etapa.

Esta vez hablamos sobre un segundo tipo de ortodoncia. La removible. Se refiere una aparatología que no está pegada a los dientes y que se suele utilizar en las primeras fases del tratamiento (por esta razón la mayoría de los pacientes son niños). Éstos pueden llevarlos sin aparentemente problema alguno el tiempo que odontólogo les haya indicado (toda la noche y algunas horas del día) y quitárselos cuando tienen que comer o cepillarse los dientes.

Las principales ventajas de este tipo de ortodoncia se desglosan en:

  • No deberían causar ningún dolor

  • Bajo riesgo de caries

  • El tratamiento se puede iniciar con una edad temprana (Entre 10-12 años)

  • El aparato se puede quitar durante la práctica de algún deporte o en alguna ocasión especial

  • Sesiones de revisión odontológica más rápidas.

Pero también existen desventajas:

  • No se suele poder corregir el mal posicionamiento de los dientes por completo, teniendo que utilizar un tratamiento de aparatología fija (Brackets) a posteriori.

  • Es importante la motivación del paciente (tiene que tener el aparato puesto al menos 15 horas al día)

  • La duración del tratamiento es más largo que con una ortodoncia fija.

La aparatología removible también tiene diferentes tipos: pasivos, activo y funcional. Veamos cada uno de forma individual.

Los aparatos Pasivos son aparatos que no provocan fuerza alguna. Se utilizan como aparato de retención al final del tratamiento de ortodoncia o como mantenedor de espacio. Cuando se retiran los aparatos fijos al concluir el tratamiento, los dientes quedan libres y pueden tener tendencia a volver a su situación original, por lo que es necesario la utilización de aparatos que impidan esto y mantengan los resultados hasta que la nueva posición dental quede consolidada.   

Los Aparatos Activos son aquellos que sí aplican fuerzas y provocan una modificación dental. Se utilizan cuando se necesita movimiento dentario para los menores y/o estimular el crecimiento óseo.

Este tratamiento consta fundamentalmente de la placa. Aquí presentamos las tres partes más importantes de ésta:

-Masa acrílico que se apoya sobre la mucosa interna de la arcada.

-Tornillo de expansión que conecta los diferentes fragmentos de resina y también puede crear movimientos entre ellos.

-Resortes simples consistentes en alambres metálicos con diferentes formas según la acción que se quiera realizar.

Los Aparatos Funcionales se emplea en ortodoncia para la corrección de problemas esqueléticos y dento-alveolares. Pueden consistir en dos placas, una superior y otra inferior, o dos unidas formando un solo aparato.

Son aparatos de acción indirecta y consiguen llevar la mandíbula a una nueva posición. Estos aparatos, al variar la función de los músculos de la cara y masticatorios, proporcionan un medio más favorable para los maxilares en desarrollo, optimizando su potencial de crecimiento.

Con esto ponemos punto y final a esta frenética secuela de entradas. Espero hayan disfrutado y seguiremos escribiendo.

Más que sus dentistas, sus amigos.

Un abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s